Como podar un rosal de pie alto o en árbol

Aquí te explicamos cómo podar un rosal, pero antes te explicamos una serie de curiosidades y beneficios. El rosal de pie alto, árbol de rosal, o sencillamente rosales, a pesar de ubicarse dentro de la categoría de “árboles”, en realidad nunca alcanzan un tamaño o grosor que les permita atribuirse ese nombre. Más bien, se trata de “grandes arbustos” de rosas. Sin embargo, se puede afirmar que éste es un híbrido entre un árbol y un rosal normal.

La realización u origen del rosal de pie alto se hace a través de injertos. Un ejemplo de estos injertos pueden los injertos de ciruelos o melocotones, que suelen hacerse durante el otoño, lo que permite adherirse y desarrollarse lentamente, para que en la primavera crezcan las primeras ramas, tomando la forma de un rosal.

Cabe destacar que los árboles utilizados para hacer los injertos son los Troncos de Rosal Silvestre, principalmente. Sin embargo, es posible utilizar troncos pequeños que no se hayan desarrollado mucho; éstos pueden aceptar la incrustación y crecen, transformándose en el rosal de pie alto. Algunos árboles base pueden ser los troncos de melocotón, almendro o granado.

 Curiosidades y beneficios del Rosal de pie alto.

Una de las características que resulta más sorprendentes para las personas es lo que se describió anteriormente, que es un árbol que nace a partir de injertos. Es importante mencionar que no es del todo fácil conseguir que florezcan estos árboles, muy afortunada es la persona que logre conseguirlo al primer intento. El resultado de este injerto son árboles con troncos no muy gruesos pero con iguales características a las de un árbol, tupidos no sólo de hojas, sino también de rosas, entre las cuales se ubica el rosal miniatura, como las más comunes.

Las rosas poseen un agradable aroma y sus usos son de tipo ornamentales y decorativos, por su atractivo aspecto y colores vivos. De igual modo, la vida de estos árboles dependerá del mantenimiento y poda que se les realice. Algunos pueden alcanzar más de cincuenta años.

 Materiales necesarios para podar un rosal de pie alto.

  • Tijera de jardinería muy afilada.
  • Guantes y gafas de seguridad.

¿Cómo podar un rosal de pie alto?

1. Al igual que todos los rosales, la poda debe realizarse en pleno invierno (en lugares con climas suaves), pero si se encuentra en zonas más frías, la poda debe llevarse a cabo finales de invierno, cuando ya ha disminuido el frío. Lo principal es eliminar las ramas secas, muertas, dañadas o enfermas. La idea es conseguir una copa aireada, no muy tupida para que las ramas saludables respiren y crezcan sin problemas.

2. También, es conveniente eliminar los chupones que brotan de portainjerto, ya que es frecuente que estos salgan y no son útiles; no aportan flores y consumen nutrientes. De igual modo, deben eliminarse las flores y marchitas y frutos pasados, ya que afean y dan mala presencia al rosal de pie alto.

3. Los cortes deben ser limpios, con las tijeras bien afiladas para evitar cualquier maltrato al árbol; deben realizarse por encima de una yema, puede ser a un centímetro.

Con estos pasos tendrás unos rosales mas frondosos y con más rosas.

Publicado por el .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *