Como podar un Bonsai

Bonsái es un término japonés, cuyo significado etimológico parte de la palabra chima bon, que significa “bandeja”, y sái, que hace referencia a la palabra “cultivar”.

En conjunto, bonsái podría significar “plantado en una bandeja” o “plantado en una maceta”. Se trata de una disciplina artística que debe sus orígenes a una práctica horticultural muy antigua de China.

Con el paso de la historia, fue adoptada por el budismo Zen japonés. En este artículo te vamos a explicar cómo podar un Bonsar paso a paso fácilmente.

Origen y características principales del Bonsái.

El bonsái es una disciplina originada en China, hace aproximadamente dos mil años. Para los monjes taoístas, un árbol bonsái representaba una unión entre lo divino y lo humano; entre el cielo y la tierra.

Era una práctica realizada por miembros de la alta sociedad, personas nobles, y se creía que aquellos que pudieran mantener un bonsái, tendrían asegurada vida eterna.

Los monjes taoístas disponían sus bonsáis a lo largo de las escaleras de los templos, para que fueran admirados por los demás e incluso rindieran culto.

Posteriormente esta práctica fue incorporada a Japón, hace unos ochocientos años aproximadamente. La diferencia radicaba en que los chinos recreaban paisajes enteros; los japoneses dieron un ligero vuelco y se enfocaron en el cultivo de árboles individuales.

Es importante mencionar que un bonsái no es una planta o árbol empequeñecido mediante procesos genéticos ni nada que se le parezca. Tampoco son plantas enanas.

Algunas de las especies que se ven con más frecuencia son el arce, el pino silvestre, la higuera, el olivo, el enebro, etcétera. Con un bonsái se pretende recrear una parte de la naturaleza, de forma miniaturizada pero muy realista.

Materiales necesarios para podar y estilizar un Bonsái.

  • Cortador de hojas.
  • Rastrillo con espátula.
  • Gancho para raíces.
  • Cepillo duro y cepillo cóncavo.
  • Alicate de alambre.
  • Tijeras pequeñas, medianas y grandes.

Cómo podar un Bonsái correctamente

El cultivo y cuidado de un bonsái debe ser realizado por un profesional en la materia. Los cortes y podas que se hagan determinarán la vida del árbol.

Existen técnicas de estilizado muy específicas; uso de alambre para conseguir distintas formas; se realizan injertos, deshojados y, no menos importantes, podas periódicas para mantener la forma deseada. En este sentido, principalmente hay dos tipos de poda:

1. La poda de mantenimiento que sirve para ir dando forma al bonsái conforme pase el tiempo, resaltado y originando las formas deseadas.

Cuando las ramas tienen 7 u 8 pares de hojas, se procede a cortar con la tijera por encima de los primero 3 pares de hojas. De igual modo, se deben ir eliminando cualquier brote que salga del tronco y las hojas que se tornen amarillas.

2. La poda de formación, por su parte, es un poco más drástica y consiste en podar para obtener la forma deseada.

La más popular que se busca obtener en los bonsáis es la forma de escoba; para ello se debe cortar con el cuchillo el tronco del árbol para que cuando las ramas comiencen a salir, lo hagan desde el mismo punto. La cicatrización debe ayudarse con una crema especial.

Cómo podar un bonsai ficus retusa y trasplante

Mucha gente está interesada en aprender cómo podar un bonsai ficus y hacer un injerto de raíz. Para relizar el trasplante y la poda del bonsai te enseñamos un vídeo bien explicado:

Además si te interesa la poda del bonsai quizá puedas obtener más ideas y práctica aprendiendo cómo podar otros tipos de árboles:

Si tienes alguna duda comentalo en los comentarios y enseñanos tus secretos de la poda del bonsai 😉

Publicado por el .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *